PROBLEMAS VISUALES

La visión

La luz emitida o reflejada por los objetos atraviesa los medios transparentes del ojo para formar la imagen en la retina; aquí el estímulo luminoso, se transforma en impulso nervioso y se transmite a través del nervio óptico a una parte del cerebro llamado córtex visual, que es donde se produce la sensación de visión. Cuando se produce algún fallo en este proceso, aparecen los problemas visuales, que se pueden dividir en tres grupos: Refractivos, Motores y Sensoriales.

Problemas Refractivos:

Es un problema visual muy común, que se manifiesta por una mala visión de lejos: se ven borrosas a las personas o cosas cuando se encuentran a unos metros; hay que acercarse a la TV o a la pizarra; se cierran los ojos para tratar de enfocar mejor, etc. Esto pasa porque las imágenes de objetos lejanos se forman antes de llegar a la retina. Es normal que se acabe forzando la vista y que esto desemboque en dolores de cabeza o en irritaciones oculares. Se corrige con lentes divergentes.

La imagen de los objetos se forma detrás de la retina. Así que, pese a gozar de una visión lejana perfecta, no se ven con nitidez objetos que se encuentran cerca. Pero, en un grado elevado la hipermetropía puede causar problemas de visión tanto de cerca como de lejos. Los jóvenes pueden ver bien haciendo un esfuerzo de acomodación, pero existe una dificultad para las tareas de cerca (lectura y escritura) que puede desembocar en un bajo rendimiento escolar. Puede haber manifestaciones de cansancio ocular y general; dolor de cabeza; fotofobia (intolerancia anormal a la luz);

Es un defecto refractivo del ojo en el que los rayos de luz procedentes del infinito, son refractados de distinta manera en los diferentes meridianos. En un mismo ojo hay dos graduaciones diferentes, es decir, la luz se enfoca en dos puntos distintos. Una córnea con una forma ovalada suele ser el motivo de los problemas para enfocar con nitidez toda la imagen. Además, el astigmatismo puede darse combinado con la miopía o la hipermetropía. Puede haber una disminución de la agudeza visual tanto de lejos como de cerca; cansancio ocular y general; dolor de cabeza; fotofobia (intolerancia anormal a la luz); y enrojecimiento y picor de ojos. Se corrige con lentes esfero-cilíndricas.

La presbicia o vista cansada es una disminución progresiva con la edad de la capacidad de enfoque del ojo, es un problema visual que suele hacer aparición a partir de los 40. El cristalino empieza a perder elasticidad, surgiendo la necesidad de alejarse de la lectura o en tareas en visión próxima, y para intentar corregirlo es común tratar de alejar el objeto hasta poderlo ver con claridad. No se debe confundir con la hipermetropía. Se corrige con lentes progresivos.

Opacificación parcial o total del cristalino que absorbe o dispersa la luz, produciendo disminución o pérdida de la visión. Las causas más frecuentes se deben a la esclerosis del cristalino por la edad. Hay una visión borrosa, nebulosa; luz resplandeciente; fotofobia (intolerancia anormal a la luz); los colores se ven opacos; dificultad progresiva para leer y ver en general. Se puede mejorar el confort visual con lentes filtrantes para disminuir la fotofobia y los deslumbramientos, pero la única solución es la extracción quirúrgica del cristalino.

 Problemas motores:

Se deben a la inadecuada actuación de los músculos del ojo provocando desajustes de alineamiento de los ejes visuales, como en el caso de las forias y tropías (estrabismos); alteraciones en los mecanismos de acomodación y de convergencia, dando lugar a problemas por insuficiencia, exceso o deficiencias en el sostenimiento de la actividad motora. Se corrigen, además de con gafas o lentes de contacto, con lentes prismáticas, entrenamiento visual y en algunos casos de estrabismo, con métodos quirúrgicos.

Problemas sensoriales:

Tienen su origen en tres causas; deficiencias en la recepción de la luz por la retina, fallos en la transmisión del impulso por el nervio óptico y anomalías de la interpretación del mensaje por el cortex visual del cerebro. En este grupo estarían problemas visuales tales como la ambliopía (ojo vago), anomalías de la percepción del color (daltonismo), alteraciones del campo visual, etc. Se tratan con gafas, lentes de contacto, prismas, filtros, ayudas ópticas para baja visión, entrenamiento visual, etc.